Desde el primer momento trabajamos de la mano de nuestro Cliente para identificar sus problemas y requerimientos a fin de proponer una solución inicial.

Posteriormente será puesta a prueba con un piloto. Durante el piloto estaremos en capacidad de hacer, de manera conjunta con nuestro Cliente, los ajustes necesarios a la solución inicial propuesta a fin de obtener la mejor solución y posteriormente masificarla a nivel productivo. 

Una vez la solución definitiva es puesta en producción sigue un proceso de soporte y mejoramiento continuo que consiste en mantener actualizada la solución para evitar que pierda vigencia con el tiempo o ante cambios operacionales del Cliente.